8 de noviembre de 2012

Alas rotas

Volando a media altura, un impacto imprevisto le fracturó las alas, de antes rotas.
Y como se había alejado bastante de su lugar de origen, no supo con exactitud en dónde fue que cayó. Yo la vi y decidi ayudarle hasta que recuperara el vuelo. A dónde iría después no lo podía saber.
¿Acaso se quedaría a mi lado?
Un Buen Aire decidiría.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada